Jun 28

¿A partir de qué deuda te pueden embargar inmuebles o patrimonio?

Tanto deudores como acreedores suelen tener la duda de a partir de qué monto pueden ser embargos los inmuebles o el patrimonio del deudor.

Antes de responder estar pregunta primero hay que aclarar que, según la legislación española, no todos los bienes son embargables. Por lo tanto, si eres el deudor, existen algunas cosas básicas que podrás mantener en caso de un embargo.

Otro punto importante es que, para que ocurra un embargo, debe existir una autorización judicial que respalde la incautación de los bienes del deudor. Entonces, si eres acreedor, tienes que saber que llevar adelante este proceso judicial conlleva algunos gastos.

Con esto en mente, deben cumplirse estas tres condiciones para que pueda darse un embargo:

  • Que exista una deuda no cumplida.
  • Que un juez considere que sea necesaria la incautación de bienes para finiquitar la deuda.
  • Que el deudor sea el dueño de los bienes y que estos puedan cambiar de propietario.

Ahora que aclaramos estos puntos, volvamos a la pregunta original.

¿Cuál es la deuda mínima para que te embarguen?

Por lo general, las personas piensan que existe un mínimo requerido para que alguien pueda ser embargado, y la verdad es que no es así.

No existe una cantidad mínima para reclamar un embargo. A partir del primer impago, el acreedor ya está en su derecho de solicitar un embargo ante un juzgado.

Ahora bien, como comentamos anteriormente, el iniciar un proceso judicial para pedir un embargo genera costos; pero también existe el factor de que, posiblemente, el deudor tenga cuentas pendientes con otros acreedores, y que estos se adelanten en la solicitud de un embargo. Por consiguiente, el acreedor debe evaluar bien si le merece o no la pena el solicitar el embargo.

Pero en resumidas cuentas, si tienes un incumplimiento de pago y un bien embargable, puedes sufrir una demanda de embargo.

¿Cuáles bienes son embargables?

Ahora que ya sabes que a partir del primer atraso en tus cuotas puedes sufrir un embargo, lo siguiente es que puedas determinar cuáles de tus bienes son embargables y cuáles no.

Lo normal y lógico es que los bienes a embargar sean fáciles de vender, y que además no sean imprescindibles o causen poco perjuicio al deudor.

De entrada, la Ley de Enjuiciamiento Civil, en su Artículo 584, establece que no es posible embargar bienes cuyo valor exceda el monto endeudado.

Pero esta norma tiene una excepción. En caso de que se demuestre que el deudor solo cuenta con esos bienes de mayor valor, entonces serán habilitados para el embargo.

También existen otros bienes que se consideran no embargables, y son aquellos que se toman como imprescindibles para tu vida y tu día a día. Estos bienes son el mobiliario de tu casa, las herramientas u objetos que necesites para realizar tu trabajo, o los bienes destinados al culto religioso.

Pero si el caso no sea tan sencillo, y simplemente no se puedan elegir los bienes que menos afecten al deudor y que sean más fáciles de vender, este es el orden que se tomará en cuenta a la hora de establecer el embargo:

  • Dinero y cuentas corrientes.
  • Créditos y derechos realizables al corto plazo o en el acto, títulos, valores u otros instrumentos financieros.
  • Obras de arte y joyas.
  • Rentas en dinero.
  • Intereses, rentas y frutos de toda especie.
  • Bienes muebles, acciones, títulos o valores que no admiten cotización oficial y participaciones sociales.
  • Bienes inmuebles.
  • Sueldos, salarios, pensiones e ingresos procedentes de actividades profesionales y mercantiles autónomas.
  • Créditos, derechos y valores realizables a medio y largo plazo.
  • Embargo de empresas.

¿Me pueden embargar mi casa?

Sí. Tu casa forma parte de tus bienes inmuebles, y aunque está bastante por debajo en la lista de bienes embargables, si no cuentas con otra manera de solventar la deuda que tienes, el juzgado puede embargar tu casa.

En este tipo de situaciones no sucede que la casa va a pasar del deudor al acreedor, sino que se pondrá en una subasta y, con el dinero recolectado de la venta, se saldarán las deudas.

Sin embargo, una vez que se ha dictaminado el embargo de tu casa o de cualquier otra propiedad, puedes recuperarla si abonas el total de la deuda más los intereses antes de la subasta.

Tiene la oportunidad de hacer el primer comentario ¡adelante!

Déjenos su comentario

reset all fields